Ir al contenido principal

El culo de Kim Kardashian

Vista así, semidesnuda sobre una barca, Kim Kardashian parece la garota de Ipanema. Mira qué cosa tan linda, tan llena de gracia... De gracia... y de grasa. Tal cual. Porque sí, la hemos pillado. La socialite no lleva implantes de silicona en sus prominentes glúteos, tal y como demostró en su reality enseñando una radiografía del final de su espalda: tenía razón. Sin embargo, sí que es verdad que detrás de su pompis, que dirían los finolis, hay truco. Lo que hace la hija mayor del abogado de O.J. Simpson para exhibir esa zodiac es reutilizar la grasa que le sobra en las piernas y que obtiene en sus liposucciones para después reimplantársela en el trasero.

En fin. Da grima, pero el resultado es el que ella desea. Es una realidad que desde hace tiempo Kim no va de frente en la vida. Prefiere darle la espalda al mundo. Está tan obsesionada con sus nalgas que ya no reparamos en su cara. No extrañe si de pronto camina hacia atrás como los cangrejos.


Esta semana los paparazzi la cazaron posando para una revista en una playa tailandesa. Por supuesto, Kim lucía un biquini (con su consecuente tanga) minúsculo y sus posaderas, reposadas sobre una barca encallada en la arena, cobraron absoluto protagonismo. Sus cachetes, del tamaño de las cabezas de dos varones calvos adultos, permitieron que al fotógrafo no le hiciera falta emplear el teleobjetivo para alcanzar su pandero con nitidez a gran distancia.

Una vez más, la pareja del rapero Kanye West demostró que si cayera al vacío sin paracaída, se salvaría gracias a su propio airbag; insinuó orgullosa que ella viaja en primera clase porque su perímetro de cadera no encaja en turista e incluso comprobó que no le hace falta saber nadar en el océano: ella flota.

Fuera bromas, hemos consultado a un experto para salir de dudas. El cirujano plástico Iván Mañero lo explica: "A mi juicio, se ha hecho un implante autólogo de grasa después de varias liposucciones. Está claro que se ha hecho algo porque su culo no es proporcional a su cintura ni al resto de su cuerpo, pero no puede tener prótesis, porque no las fabrican de ese tamaño, ni ácido hialurónico, pues saldría carísimo y se reabsorbe. El procedimiento consiste en sembrar miles de pequeñas bolitas de grasa y después darles forma". Pues eso, llena de grasa.

La primera en darse cuenta del valor de sus nalgas fue Jennifer Lopez, de ahí que asegurara esta parte de su cuerpo en 4,5 millones de dólares. Ignoramos si Kim ha hecho lo mismo, si bien el cirujano plástico Iván Mañero considera que si el gran volumen de sus glúteos levanta pasiones es por una motivación sexual: "Tiene una explicación antropológica clarísima. Somos primates y antes de ponernos de pie, nuestro lugar más erógeno era el culo. A las monas se les hincha y enrojece cuando están en celo. Los pechos, además, antes picudos, ahora son redondos por simulación evolutiva del glúteo y, por ende, otra zona erógena".

Comentarios

Entradas populares:

La maestra de yoga más joven del mundo

La madre de Brooke Shields prostituía a su hija

El honor es lo primero

Salen a la venta los coches sin conductor

Ya no quedan pobres decentes

Código promocional Coinc

Cupón descuento Fnac

Código promocional Vueling

A Michael Jackson lo mataron los illuminati

Miley Cyrus es muy pudorosa