19 junio 2017

Isabel Pantoja sufre tabaquismo

Una de las muchas cosas que me irritan de 'Panto' en su nueva faceta de casi alcaldesa es que se pasee por Marbella con la cajetilla de tabaco en la mano, una fea costumbre que también tuvo Marta Chávarri en sus épocas de famosa, la era Cubas-Cortina.No comprendo por qué no la mete en uno de esos espantosos bolsos de nailon que lleva colgados del hombro y de los que no se aparta ni un solo momento, como si en vez de ser la tonadillera Isabel de España, fuese la reina Isabel II del Reino Unido. Además, ¿acaso no es el tabaco malo para la voz, o es que ha decidido aparcar ya su carrera de ídolo de las domésticas por una vida de boato y lujo marbellí? Piensen, además, el mal ejemplo que da a esos aprendices de estrella que intentan brillar en nuestro firmamento de la canción, tipo Operación triunfo.

Por lo menos no la vemos en traje de baño a ella y a su enamorado primer edil, algo que podría resultar realmente dramático, dadas las circunstancias físicas. Esta semana la prensa peluqueril publica las fotografías de muchas celebridades dándose lo que invariablemente califican de «un refrescante chapuzón», no sabemos por qué. Desde María Chávarri, la hermana toujours soltera de la arriba mencionada Marta en compañía de Javier Soto, el hirsuto padre de Mencía, la hija de Isabel Sartorius, hasta los príncipes de Preslav, Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal de cuerpos envidiables.

Y hablando de malos ejemplos y de cuerpos: no se pierdan las fotos de Alberto Cortina y de Elena Cué en Portocervo, a punto de darse un «refrescante chapuzón». Las revistas alaban los atuendos elegantes de Cué, no se sabe muy bien por qué, ya que lo único que se ve es un bikini de lo más normal y una gasa que lleva atada al cuello como un babero. Esos y unos pantalones cargo en raso que dentro de un mes pasarán al baúl de los recuerdos, pues han sido desterrados de todas las colecciones de otoño/invierno 2003-2017. Claro que como en moda siempre llevamos un cierto retraso, puede que alguna despistada se los ponga en la rentrée.

Una famosóloga, es decir una especialista en celebridades de todo tipo, me decía que esta exhibición de «bonheur de super luxe» por parte de los Cortina, dadas las circunstancias, es un poco fuerte. Que deberían de mantener un perfil más bajo o veranear en un lugar menos ostentoso, en Benidorm, por ejemplo.Que es casi tan espantoso como la cajetilla de Panto.

Creo que Cué debería darle un cambio de 180 grados a su vestuario y vestirse tipo la fantástica Beyoncé, cuyo disco oigo a todas horas. Ponerse en manos de Donatella e ir de Versace y glitter a todas horas. Y, por supuesto, quitarse el pañuelito que lleva anudado al cuello a todas horas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario